domingo, 6 de febrero de 2011

XIII DUATLÓN DE MANISES



Primera toma de contacto con algo diferente a lo de siempre y que podría resumir rápidamente como una experiencia increíble. Tentado he estado en cambiar el nombre del blog (o block) por: El que no corre... vuela! O nada, o va en bici... pero finalmente lo mantendré tal cual.

La sensación de volver a estar dentro en los días previos a la competición no me altera los nervios, pero me genera dudas y especialmente curiosidad. Hasta el día de antes, l preparar el material, no soy consciente que se trata de algo diferente, un nuevo reto que poco tiene que ver con lo disfrutado hasta ahora. La preparación me supera, el mono, la bici, las zapatillas, las de la bici, el casco... no tengo portadorsal!,... no se acaba nunca! Por suerte Messi finiquitó felizmente la previa.

Madrugón y a Manises, pero esta vez no es para coger un avión. Llegamos pronto y menos mal, porque si esto fuera el Macarrunning más de un Duatlón nos perdemos por llegar con el Box cerrado. Recogemos el dorsal, me pongo el mono, el dorsal en la bici y al box. Nos informan que hay que girar el dorsal al cambiar de segmento, por lo que la goma se hace necesaria, puesto que no veo otra, decido quitarme un cordón elástico para utilizarlo de porta dorsal y correré con un cordón de cada.

Vemos un rato a las chicas y a los más jóvenes y sin más dilación nos llaman para la salida.

Me llama la atención que somos muy pocos en comparación a cualquier carrera popular, un silbido de aviso, levantan cinta y tras la bocina salimos entre codos y empujones, esto es otro rollo. Me propongo hacer el 5000 a un rimo ligeramente inferior a 4:00, por respeto a lo que resta (especialmente a la bici), pero en 3:33 el primer parcial se carga la previsión. Serán dos vueltas corriendo, cuatro en bici y otra corriendo a un circuito entre grandes avenidas y un polígono industrial. Pasado el primer km empiezo a regular, los grupos se estiran y se corre a gusto 2k: 3:39; 3k: 3:46; 4k: 3:48; 5k: 3:48, que hace un total de 18:34 en el 5000, que ya lo hubiera firmado antes de empezar...

Entro en el box, paso el punto de los jueces y giro mi dorsal, corro hasta mi bici esquivando a los que salen con las suyas, la encuentro sin problemas, me pongo el casco, se me resiste una de las zapatillas de la bici y se me hace un nudo en la de correr, lo soluciono y salgo corriendo con las calas, una vez fuera del box, los jueces indican que ya se puede montar, ¡a seguir!

Empiezo el segundo segmento muy fuerte, adelanto muchos corredores que intentar coger rueda pero la mayoría se van quedando, no veo un grupo claro y decido seguir solo rodando por encima de los 35 km/h. Los km caen rápido y antes de cansarme especialmente decido agruparme, me dan algún relevo pero nada, sigo solo, un corredor me pide disculpas porque "voy muy justito" precisamente lo que mi entrenador me ha dicho que no haga porque es feo.

Completamos la primera vuelta y seguimos, allá por el 7k oigo "va xiquet vine-te'n en mi", Pedro! ya lo esperaba, estaba tardando mucho, llega con varios más y juntan dos grupos sumando 10 o 12 corredores. Ahora ya tengo grupo, el objetivo es no descolgarse. De todos los que vamos apenas Pedro y tres o cuatro más da relevos, los demás a rueda.

La llegada del grupo de Pedro me viene muy bien, llevamos buen ritmo y voy cada vez más cómodo. La carrera en bici es muy urbana, serpenteando entre calles y rotondas por un asfalto irregular.

Cundo vamos a completar la cuarta vuelta el que va delante de mi saca los pies de las zapatillas, me animo, me desabrocho el velcro y saco un pie. Llegamos al box, pero nos pasamos la entrada y seguimos recto sin encontrar explicación, unos 500 m más adelante doy un grito y los 6 ó 7 del grupo giramos, con medio pie en la zapatilla y medio fuera, para volver al box, ya está, pagada la novatada. Antes de entrar al box nos paran porque hay otros corredores saliendo, estos iban por detrás en bici y ya nos han adelantado. Cuando nos dejan pasar por fin entramos al box, me quito las zapatillas de la bici y corro por la moqueta descalzo, mejor así, adelanto a Pedro y me pongo rápidamente las zapatillas, una mucho más rápida que la otra ya que en una llevo goma y en la otra cordón, porque su goma la llevo para el dorsal.

Salgo del box todavía lamentándome del error cometido, empiezo a correr o por lo menos lo intento. Voy como flotando medio grogui y sigo corriendo porque es lo único que se en esos momentos, ¡hay que correr! A medida que pasan los metros, voy adaptándome y buscando un orden de magnitud en el ritmo. Adelanto a algunos corredores pero pocos se ven ya por delante, me tocará ir solo si es que no me alcanzan los que vienen por detrás. Por fin suena el Garmin, sonido casi celestial que marca el k en 3:42, ya se donde estoy...

Regulo, regulo y regulo, decido guardar la ropa porque no quiero llegar fundido a los últimos metros, corro solo por una amplia avenida. Sin darme cuenta me planto casi en el hinchable sin cambiar el ritmo y todavía reservando, esprinto los últimos metros para completar el último segmento más cercano a los 2k que a los 2,5k.

La sensación en la meta es increíble, es un reto superado, algo nuevo realmente estimulante y divertido como pocas cosas de las que he probado. Volver a competir es un regalo que en ocasiones parecía inalcanzable.

Enseguida llega Pedro, me acerco a buscarle, nos abrazamos, nos felicitamos y felicitamos a otros duatletas. Al poco llega Jacobo, después Sergio y finalmente Guillaume.

Gran experiencia que nos deja con la sensación de querer más y más, el próximo sábado... Duatlón de Picassent.


CLASIFICACIÓN:

40 61 MECHÓ PÉREZ JOSE LUIS TRIATLON EVASION CASTELLON 0:16:48 0:38:15 0:08:26 1:03:29
41 64 JORGE MARZÁ PEDRO TRIATLON EVASION CASTELLON 0:17:04 0:38:05 0:08:28 1:03:37

1 comentario:

CARLOS dijo...

Vaya nivelazo de los trimacarrunnings